jueves, 13 de noviembre de 2008

Delicatessen


Estos días he conseguido revolver un poco los estómagos de los alumnos de 1º de ESO con un par de secuencias de Apocalypto y de Indiana Jones y el Templo Maldito. Os aseguro que nada sangriento. Gracias a esas escenas y a una presentación sobre comidas y familias en el mundo, proporcionada por una compañera de 4º, hemos visto la diversidad de gustos en las comidas, de posibilidades económicas y de tradiciones.


Pensamos que nuestra dieta es la mejor del mundo y creemos que en los países exóticos sólo se comen porquerías. Pero pensad en lo asqueroso (visualmente hablando) que es una gamba, lo sucio que es un champiñón o intendad averiguar cómo se hacen las gominolas (por poner unos pocos ejemplos).


Salud, y mañana más y mejor.

2 comentarios:

Lau dijo...

oí por ahí que muchas gominolas se hacían con ojos de vaca :-S y de la gelatina que sacan de sus huesos y de su piel...

Aún así siguen estan exquisitas!

Andrea Rubio dijo...

si ya me gustaban poco las gominolas...imaginate ahora con lo que a dicho lau jeje