viernes, 14 de noviembre de 2008

El baterista de Hendrix




Pues eso, que nos dejado Mitch Mitchel histórico músico de la Jimi Hendrix Experience.




ACTIVIDAD PARA SEGUNDO DE BACHILLER

J. GÓMEZ MENDOZA y J. GARCÍA ÁLVAREZ (2001): “Organización política y administrativa” en A. GIL OLCINA y J. GÓMEZ MENDOZA, Geografía de España, 575-593 (Reelaborado)

En 1833, Javier de Burgos, ministro de Fomento de la regente M.ª Cristina, dio forma a la actual división provincial, al establecer 49 provincias –el número de provincias pasó a ser 50 cuando Canarias se dividió en dos en 1927, es decir, 94 años después-. Esta división constituye el primer eslabón de la organización territorial contemporánea del Estado español.
La división en provincias tenía como finalidad acabar con la organización político-administrativa del Antiguo Régimen, reflejada en un mapa territorial caótico y anacrónico que procedía del sistema feudal. El mapa del siglo XVIII ofrecía una acusada desproporción y heterogeneidad de tamaños, y estaba lleno de discontinuidades y enclaves territoriales.
Javier de Burgos consideró que las provincias debían ser un simple medio para mejorar y agilizar las tareas de la administración del Estado, es decir, para racionalizar y mejorar la eficacia de la administración pública. Con esta división territorial, se aplicó la política uniformizadora liberal, enemiga de todo fuero o privilegio que atentase contra el principio de igualdad de todos los ciudadanos ante las leyes; en definitiva, se pretendía seguir profundizando en un modelo de Estado centralista y uniformizador, ya iniciado por los Borbones en el siglo XVIII.
Para ello, Javier de Burgos se basó en los proyectos de Felipe Bauzá (1822) y valoró criterios como superficie, población y topografía (principales barreras naturales para la comunicación: cordilleras, ríos...). La idea era dotar a cada provincia de suelos fértiles, llanuras para la agricultura, laderas para la ganadería y la explotación forestal, litoral marítimo, a ser posible, o bien la apertura a un río o a una vía importante de comunicación.
Sin embargo, estos principios básicos fueron matizados: se procuró en lo posible no mezclar los habitantes de territorios con diversidad de leyes, costumbres e idiomas con el fin de no provocar rivalidades. Por tanto, en la delimitación de las provincias también se tuvieron en cuenta los intereses y las preferencias locales, como la uniformidad de la lengua, las inclinaciones y los gustos, la industria, el modo de vivir, vestir y alimentarse...
Con esto, se advierte la gran importancia que, para la época, tenían los grandes conjuntos históricos que iban a dividirse en provincias. Los habitantes de conjuntos históricos, como Galicia, Cataluña, Aragón o Valencia, manifestaban una gran identificación con dichos territorios y con las ciudades que reconocían como sus capitales: allí educan a sus hijos, allí conservan sus antiguas relaciones, allí han acostumbrado a ventilar sus negocios según las costumbres y leyes del país.
Por tanto, se respetaron los límites territoriales externos de los antiguos reinos o grandes provincias porque eran conscientes de que estos constituían áreas de identidad histórica, cultural y, en ocasiones, idiomática para sus habitantes, cuya mezcla hubiera resultado conflictiva. Esto fue el resultado de un “pacto” entre el gobierno liberal centralista y las élites políticas de las distintas regiones del Estado, como solución al conflicto surgido entre la idea de unidad nacional española, dominante entre los liberales, y el reconocimiento de la diversidad regional histórica.




Analiza el siguiente documento sobre la organización territorial de Javier de Burgos a partir de las cuestiones que se plantean:


· ¿Con qué finalidad se hizo?
· ¿Qué problemas planteaba el mapa del Antiguo Régimen?
· ¿En qué momento y proceso histórico se enmarca?
· ¿Qué criterios se siguieron para justificar dicha organización territorial de 1833? (PAU, septiembre-1997)
· ¿Qué intereses y preferencias se tuvieron también en cuenta?




Texto e imagen de apoyo para la segunda cuestión: (a ver si buscáis alguna cosilla más vosotros)

La actual organización territorial del Estado español es el resultado de un proceso histórico largo y complejo, que ha ido conformando las diferentes fronteras interiores, y que todavía no está cerrado. Nuestra actual organización territorial tiene su base en la división provincial elaborada por Javier de Burgos (1833), puesto que la delimitación territorial que se estableció (en provincias y en regiones) ha mantenido su validez en el nuevo marco del Estado autonómico. En este sentido, su división en grandes ámbitos históricos ha constituido, en buena medida, la trama del actual mapa autonómico
El mapa territorial del Antiguo Régimen era caótico y resultaba anacrónico puesto que tenía su origen en el sistema feudal. Esta organización ofrecía una acusada desproporción y heterogeneidad de tamaños, y estaba lleno de discontinuidades y enclaves territoriales: por ejemplo, la provincia de Toro estaba dividida en tres partes, y la de Madrid, en dos.


2 comentarios:

Eladio dijo...

Atención 2º de bachiller: Tema manto vegetal publicado en la siguiente dirección: http://docs.google.com/Doc?id=ddjf2fxd_50f7pzgqf4
Pero la verdad es que google docs desbarajusta bastante el resultado final y, a lo mejor, es más interesante pillarlo en la fotocopiadora.
De todos modos, echarle un vistazo antes de decidir a imprimirlo.

Raquel dijo...

Buenas Eladio...una pregunta;estas actividades para cuando son?

Un saludo