lunes, 1 de febrero de 2010

No te escucho

Un judío y un palestino gritando el uno al otro durante un protesta contra un asentamiento judío ilegal (Mayo 2009)

Una actitud que es normal en nuestra sociedad (y en nuestro instituto) pero, por normal, no debe de pasarnos desapercibida. Estoy seguro que muchos alumnos no escuchan a sus profesores cuando están dando clase, esto es, incluso, normal... Yo también pensaba en "la mona de pascua" cuando mi profe estaba explicando las declinaciones en latín.

Lo que es más triste a mi parecer es cuando discuten entre ellos, gritan patalean, pero no se hacen entender puesto que, a pesar de mi insistente explicación, no gana la discusión quien grita más fuerte sino quien argumenta mejor su opinión (incluso aunque no tenga razón).

Si no nos hacemos entender en un centro, ¿cómo se va a arreglar el conflicto palestino-israelí?
Chicas y chicas del Sequeros, de otros centros y del espacio exterior... escuchémonos.







10 comentarios:

Negrevernis dijo...

Tal vez es que, además, no saben expresarse ni entender su interior. Y, claro, gritando parece que se tiene siempre razón... Yo acabo hartísima de ruído después de un día de clases....
Saludos

Eduardo Gil dijo...

Lo que creo de estas discusiones es que, a los dos miembros(o más)que discutan entre ellos, poco les importa escuchar al otro, es simplemente el egoísmo que tienen dentro al que quieren escuchar, con esto quiero decir que solo quieren escucharse a ellos mismos y, ante la dificultad de hacerlo, alzan la voz para escucharse mejor. Esto es solo una opinión algo tonta pero vi el tema y me dije, voy a escribir algo asique, aquí lo dejo, hastaotra.

Eladio dijo...

Vernis: También me dejan sin palabras cuando dicen; "Pues en mi casa hablamos así".



Edu: gracias por atreverte a comentar y no, no es tonta tu intervención. (Lo que me mata es cuando unes palabras: asique, hastaotra)

Laura Marquez dijo...

Buenos dias Eladio, bueno, si te doy mi opinion sobre la entrada creo que tienes razon, siempre el que argumenta mejor las cosas es quien se deberia siempre llevar la razon, lo que ocurre es que como personas, llega un momento en el que se sacan mutuamente de quicio y no hay manera de que se entiendan, por eso veo necesaria siempre la opinion de una tercera persona.
Bueno, por otra parte, has hecho la pregunta?
Saludos.

Eladio dijo...

Hola Laura, hubiese preferido responderte a través de tu email pero no lo conservo.

He estado hablando con jefatura y me ha dicho que no habria problema para matricularte en el 1º de bachiller de ciencias (en él está Marta).

Lo que me preocupa son tus notas, no porque no seas capaz de sacar el curso a pesar del traslado sino porque tú debes aspirar a grandes notas y no sólo a aprobar el curso.

De todos modos, lo que interesa, hay una plaza para tí en el Sequeros y se te recibiría con los brazos abiertos.

Hoy tenemos sesión en el cine-fórum, les daré recuerdos tuyos a tus compañeros.


Infórmame sobre novedades.

Laura Marquez dijo...

Gracias Eladio, siempre esta bien saber que hay una posibilidad de matricularme, creia que como no habian notas ni nada, al haber perdido muchos de los temas dados, no se me recibiria, pero de todas formas creo que con esfuerzo y constancia se puede lograr lo que uno se propone. Gracias por enviarle saludos a todos y hasta pronto.

Eladio dijo...

Mándame un email para que tenga el tuyo:

eladiosequeros@hotmail.com

magaka dijo...

¿Y para qué vamos a discutir si lo podemos arreglar a hostias?

Qué grande la fraseología española.

Hace poco que leo tu blog y me gusta bastante.

Un saludo.

PD: Rock the Casbah!

Eduardo Gil dijo...

Que grande y potente suena esa palabra cuando se amenaza con ella "hostia". Lamentable es que cuando la gente usa esta palabra(últimamente) todo acaba en un empujón o dos y con la frase final de "no te meto porque me das pena". Con esto no quiero decir que la violencia esté bien o que me guste, simplemente, que en cualquier discusión o disputa callejera (normalmente) nadie sale dañado por dos razones, son estas dos:
1ª: Nadie acaba pegando a nadie (como ya he dicho la mayoría de las veces), todo acaba en un par de empujones y con el cierre ya mencionado antes de "no te meto porque me das pena"
y
2ª: Tampoco se dañan verbalmente ya que en una disputa callejera, los insultos que se emplean,carecen ya de sentido, están los pobres tan viejos, tan gastados de su uso que ya pierden sentido propio y solo quedan como palabras vacías que se dicen al viento, palabras que no dañan un mínimo.
Bueno, con estas palabras y razonamientos dejo señal de mi existencia en el blog, hasta otra.

Eladio dijo...

Magaka; se te da la bienvenida.


Edu: al final te va bien esto de filosofar.