jueves, 4 de noviembre de 2010

Y mis alumnos me hicieron caso...


Si quieres que tus alumnos sigan tus instrucciones a pie juntillas, tan sólo tienes que mandarles tareas en las que crean y se dejarán la piel en ello.

El año pasado les propuse que se prepararan unos textos de apoyo (también llamadas "chuletas") para un par de exámenes y elaboraron un estupendo trabajo que podéis observar en las imágenes.


¿Los resultados en los exámenes con estos artilugios? Los de siempre: unos bien, otros mal.


3 comentarios:

Cayetano dijo...

La chuleta es un arte y, aunque son muchos los que copian, no todos saben hacerlas bien.

Eva dijo...

Ese examen fue el que peor me salió de todo el curso, bueno, mejor dicho... el único que suspendí.
Pienso que a mi personalmente, me fue mal porque me centré en tener perfecta la chuleta y me olvidé de estudiar como debía...
Te confiabas pensando que tenías "una ayudita extra".

Ulises Balboa dijo...

Cayetano, desde luego no es sencillo hacer una buena y útil chuleta. Saludos, compañero.

Eva, efectivamente en 4º de ESO, para algunos de vosotros fue una experiencia traumática. Saludicos.