sábado, 16 de octubre de 2010

Victoria nauseabunda


¿Hueles eso? ¿Lo hueles muchacho? Napalm, hijo. Nada en el mundo huele así.


¡Qué delicia oler napalm por la mañana! Una vez, durante doce horas, bombardeamos una colina y, cuando todo acabó, subí. No encontramos ni un cadáver de esos chinos de mierda.


¡Qué pestazo a gasolina quemada! Aquella colina olía a... Victoria.


En el apocalipsis:




2 comentarios:

Cayetano dijo...

Como siempre...los americanos haciendo amigos. No es nuevo.
Un saludo.

Ulises Balboa dijo...

La vieja y misma historia de siempre