sábado, 10 de abril de 2010

Cuando Hitler no es tan malo



He tenido la oportunidad, en varias ocasiones, de impartir en el CEFIRE de Alicante cursos para la formación del profesorado (No me suena demasiado bien) sobre la aplicación del cine en las clases de Ciencias Sociales, Geografía e Historia. (De hecho, en el próximo octubre tengo programado dos o tres sesiones en un curso sobre recursos didáctos para estas materias).

En el último curso, surgió un tema, a mi parecer interesante. Un compañero me indicaba que no estaba del todo seguro, como yo estaba afirmando, que la película El Hundimiento (Olivier Hirschbiegel, 2004) fuese un buen film para mostrar en clase. Su argumento giraba en torno a que el film mostraba a un dictador con tintes humanos, no el demonio al que estamos acostumbrados a ver representado.

La propuesta del compañero era interesante puesto que él no le quitaba ningún mérito a la película pero se preguntaba si era bueno que nuestros alumnos supieran que Hitler tenía un lado humano.

Lo cierto es que yo mismo, en muchas ocasiones, hago una versión simplificada de la historia en los grupos de ESO porque es materialmente imposible hacerles ver los múltiples factores que intervienen en ciertos acontecimientos históricos. A modo de ejemplo puede observarse el espacio que los manuales de 4º de ESO dedican a la Revolución Rusa. Imposible explicarla a conciencia con ese contenido, ¿consecuencia? Es obligatorio simplificarla, la otra solución sería dar material complementario (que todos hacemos con algunos temas) pero que no se puede hacer con todas las unidades porque si no, ya se sabe, no pasaríamos de los 3 temas en el año académico.

Bien, yo sigo diciendo a mis alumnos que Hitler no era el diablo en persona igual que lo digo de Stalin o Franco (Aunque haya veces que es complicado defender esa posición). En la historia no existe únicamente lo blanco y lo negro sino que hay una gama de grises extensísima entre ambos tonos.

Como diría un amigo y compañero, si volvemos la Historia en un asunto de "buenos y malos" vamos a convertirla, en vez de en una ciencia, en una película de Chuck Norris.

6 comentarios:

Juanxou!! dijo...

Buenísima entrada, de verdad. Te atreves a expresar lo que otros no se atreven. Aunque te digo que no solo a nivel histórico, la vida en si misma no nos depara colores negros o blancos, sino una gama extensa de grises, como tú mismo has dicho.

Cayetano dijo...

¡Cuánta razón tienes! Los dictadores están hechos del mismo material que el resto de los mortales, y ríen y lloran y defecan como los demás. Pueden incluso ser buenos padres o buenos hijos. Aparentemente no tienen cuernos en la frente.
Sobre la película "El hundimiento" decir que es una obra maestra, que el papel de un Hitler acabado lo borda Bruno Gantz. La película trata de eso, de ver el final de unos seres humanos, acorralados por el ejército rojo, aunque se comportaran tiempo atrás como sádicas alimañas... Y qué decir de la frialdad de Magda Goebbels.
A mis alumnos les encantó la película.
Un saludo.

Eladio dijo...

Juan: siempre me quieres bien.

Cayetano: me alegra que hayas entendido perfectamente el sentido que quería dar a la entrada y es que mi prosa no siempre de buena ayuda para mis intenciones.

¿La película? A mí también me encantó y muchos de mis alumnos, a partir de unas escenas seleccionadas en clase, la han devorado con muy buenas críticas al igual que con tus pupilos.

Antonio dijo...

En relación con una entrada anterior, la de los kapos.
En realidad, el video tiene relación(cuando habla de Milgram) con cuando se juzgó a no se qué oficial nazi por sus asesinatos y el tipo dijo que el sólo obedecía a un superiór (corrígeme si me equivoco)

Este es un video de una entrevista al tipo que hizo el llamado "experimento de Stanford" en la que explica también lo de "el experimento Milgram", bueno, mejor que lo veas...

http://www.rtve.es/television/redes/

No se si sale en ese enlace. Por si acaso, se llama: "la pendiente resbaladiza de la maldad"

PD:No se si en realidad tiene relación con el tema, pero es interesante igualmente.

Eladio dijo...

Efectivamente en los juicios de Nuremberg, la justificación más común por parte de todos, incluso los grandes jerarcas, es que ellos se limitaban a recibir órdenes.

Muy bueno el vídeo, conocía el experimento pero no había visto el programa. Me lo guardo para visionarlo, tarde o temprano, en clase.

Avísame qué viernes puedes venir al centro o nos vemos en el Amarion para el encarguillo que te comenté.

Antonio dijo...

Pues también hay una película alemana "El experimento" (der experiment) que se supone ilustra aquel experimento, aunque no se cuánto de realidad hay en ella.
Está bastante bien, en la línea de "la ola", salvando las distancias.

Pues igual puedo ir este Viernes, ya te lo diré cuando lo sepa seguro.