lunes, 20 de abril de 2009

Stephen King y la Geografía



Estoy leyendo un libro de terror (no demasiado bueno) y hay un pasaje que me ha llamado la atención. La historia está ambientada en Seattle a principios de siglo:

La pista se convirtió en un lodazal en cuanto dejamos la parte de la ciudad que conocíamos, y los edificios de piedra del centro dieron paso a chabolas de madera rodeadas de fango y basura. Entre las chabolas discurrían estrechas callejuelas borrosas, llenas de niños escuálidos y hambrientos, que corrían semidesnueso bajo la fría lluvia, jugando dsitraídos con palos y pelotas. Estufas y fogatasal al aire libre, protegidas de la lluvia por toldos de bambú, echaban bocanadas de humo de leña. Ese mundo sólo está a minutos del mío y, sin embargo, yo pensaba que sólo existía en los lugares por los que John y yo habíamso viajado, como Egipto.

Estos lugares siguen existiendo como mucho de vosotros podéis haber comprobado, me da lo mismo que sea en Mexico DF, Nápoles o Alicante.

PD: A ver si os pasáis por aquí para dejar un voto de cine.


Saludos.

2 comentarios:

Lau dijo...

Sí, exactamente es lo que sucede en Caracas; como tu dices, en Ciudad de México, en Johannesburgo, y pasará en Sao Paulo, Bogotá, Quito, en la India y en Taiwán.
Y eso será así siempre.

Eladio dijo...

Seamos positivos...




¡Qué demonios! no se puede ser positivo ante la desigualdad.