sábado, 27 de agosto de 2011

Represión


A Víctor Jara le destrozaron las manos a culetazos para que no denunciara más al régimen de Pinochet con su guitarra y con sus letras, la historia vuelve a repetirse (por ahora con más suerte para el implicado). Ali Ferzat fue apaleado por luchar mediante caricaturas, su arte, contra el dirigente Sirio Asad.

La lucha continúa.

2 comentarios:

Tyrada García dijo...

Lo malo es que a esos que dan no se les pueda dar y devolver no sólo con crítica el daño físico que imponen para que la siguiente valoren

Ulises Balboa dijo...

Pero lo que consiguen es que un tío que no conoceríamos se distribuya su obra por todo el mundo como pasó con las caricaturas de Mahoma.

En alguna entrada hablaré sobre el "Efecto Streisand".