lunes, 7 de febrero de 2011

Dibujos crudos



Al igual que es importante diversificar la producción de una empresa o la cartera de nuestros valores, creo que es importante enseñar historia con los más diversos recursos posibles. Uno de ellos es el cómic.

Ayer mismo terminé de leer uno de ellos, uno realmente crudo: La guera de las trincheras de Jacques Tardi (Norma Editorial,

En él se puede ver a un soldado que retiene sus intestinos con su casco, caballos descomponiéndose, niños muertos, venta de ratas para su consumo, soldados colgados de las alambradas... Es decir, material tan crudo, real y duro como puede serlo una novela, un libro de texto o una película. A modo de ejemplo reproduzco una de las entrevistas que efectuó Tardi para realizar esta obra:

-¿En el momento que lo fusilan, el soldado está atado a un poste y con los ojos vendados?
- No es obligatorio. Solo se hacía con los que así lo querían. De todos modos, se colocaba una diana de cartón blanco a la altura del corazón... No hay bala que no vaya dirigida a ese blanco en el pelotón de ejecución.

- ¿Doce soldados?

- U ocho, depende. Imagínate al oficial que se dirige a los soldados y les dice: "¡Quién dispare por encima de la cabeza, estará obligado a repetir!"

2 comentarios:

Cayetano dijo...

El cómic siempre es un buen recurso para motivar a los alumnos.
Saludos.

Ulises Balboa dijo...

A algunos tuve que explicarles cómo se lee un comic. Eso de las viñetas era un mundo nuevo.

Saludos