sábado, 8 de octubre de 2011

Komarov

Los restos que observan de modo incómodo los oficiales soviéticos es el ataud abierto de lo único que quedó del cosmonauta Komarov tras su "accidente" con la Soyuz 1.

Así, el "Héroe de la Unión Soviética" acabó, a pesar de que el accidente se podía haber evitado. El mismísimo Yuri Gagarin escribió a Breznev una carta, que éste nunca leyó, para adevertirle que mandar a un ser humano en esa nave, que tenía fallos comprobados, era una locura. 

Pero en aquella época de Guerra Fría (1967) era más importante el prestigio de llevar la delantera a Estados Unidos en la carrera espacial que la vida de un ciudadano. ¡Cuántas veces se habrá hecho prevalecer el "bien" de la patria frente al destino de un mísero humano!


  • Sus últimas palabras en la comunicación por radio, mientras la nave entraba en la atmósfera y el vehículo se iba deshaciendo en pedazos. (A partir del minuto uno).
  • Para más detalles pinchad aquí.

3 comentarios:

Tyrada García dijo...

Eso es lo que vemos...sin embargo...y las pruebas que nos harán sin saber? Y los productos que comemos, las bebidas que tomamos, los artilugios que compramos...la ropa que vestimos...Todo dicen que está controlado y no me lo imagino de otra manera. En la empresa de conservas llaman a lo que le echan para que "aguante"..."líquido del gobierno"...eso, hoy en día...Qué decir tiene que me suena a Nazi.

Cayetano dijo...

Parece que la "barbacoa" se quemó un poco. ¿No?
Un saludo.

Eladio Balboa dijo...

Hombre Tyrada, no nos pongamos dramáticos con todos los gobiernos... Mmmm... Aunque pensándolo bien...

Cayetano: algo churruscadito eso sí.