jueves, 22 de julio de 2010

"forgeando"

El inigualable Forges ya retrataba, el verano pasado, lo que pasaba y lo que estaba por venir.

Por cierto, estaba el otro día por la playa y un par de alumnos pasaron cerca de mí y no me saludaron. Claro, es que yo en la playa no soy reconocido con mi hercúleo cuerpo.

Seguid disfrutando del verano.

5 comentarios:

Cayetano dijo...

Forges siempre es un valor seguro. Yo tuve la suerte de conocerlo en persona, en su propia casa. Su hermano Enrique era compañero mío en la Facultad. En su familia todos eran unos personajes increíbles. Cada uno en su estilo. Antonio publicaba entonces en el diario Informaciones "La historia del botijo". Muchas anécdotas para contar aquí. Hablo del cambio de régimen, cuando murió Franco y llegó el rey con Suárez. Oh tempora, oh mores!
Lo de los alumnos que no saludan al profe no serán ni los primeros ni los últimos.
Un saludo y feliz verano.

Eladio dijo...

Por lo poco que me cuentas juraría que ahí hay material para 10 entradas, como mínimo, de tu blog.

Saludos

Cayetano dijo...

Pues ahora que lo dices no lo descarto. A lo mejor me lío la manta a la cabeza y cuento algunas anécdotas de aquellos tiempos y de la familia de Forges.
Un saludo.

Negrevernis dijo...

Mi abuelo conoció al padre de Forges.

Los profes veraniegos ya no son personajes públicos, Eladio... Una vez puestas las notas no merece guardar relación. ¿O tendrá que ver con la educación?

Un saludo veraniego.

Eladio Balboa dijo...

Los veranos y las vacaciones nos cambian a todos y los profes dejamos de serlo, al menos para algunos.

Un saludo