jueves, 21 de mayo de 2009

Los Malditos Exámenes en el Sequeros: una nueva aventura de Intrépida García

El día se había despertado caluroso y a esa hora, casi las 12 del mediodía, la temperatura era infernal. A pesar de ello, me apetecía un café y me dirigí a la cantina.

Con el café humeando como en el propio averno, me dispuse a buscar algo en el periódico para colocar en el blog. Últimamente, los comentarios estaban bajos de intensidad, salvo los inapreciables intervenciones de JLG, siempre preguntando por notas, recuperaciones y demás "ensaladas".

En ese momento, Intrépida García entró por la puerta junto a una amiga. Me sentí algo asustado puesto que temía que supiera que soy yo quien cuento sus aventuras y desventuras por estos lugares digitales. Pero mi temor era infundado, no me dirigió nisiquiera una mirada y, tras pedir una napolitana, se sentó dos mesas más allá junto con su acompañante.

Desde el principio noté que algo iba mal. Quien haya seguido las aventuras de nuestra protagonista, sabrá que Intrépida destaca por su agilidad en el andar, su viveza de gestos, su caradura, su alegría cuando está fuera del aula... En cambio, ese día, la señorita García estaba amargada, triste, ojerosa, lenta... Se había sentado en la mesa con movimientos muy pausados y había desaparecido su habitual vigor.

Obviamente, salía de un examen, su carpeta hasta arriba de papeles así lo atestiguaban. Y yo, ahí tan tranquilo tomándome un café. ¿Somos conscientes los profes del inmenso esfuerzo que tienen que hacer los chavales, sobretodo los de Segundo de Bachiller, al final del curso? Pobre Intrépida García, allí estaba, exhausta, repantingada en la mesa de la cantina después de haber dejado todo el saber de sus neuronas en un examen de filosofía.

Intrpépida García y su compañera empezaron a hablar. La cantina estaba vacía y era muy sencillo seguir la conversación:

- Ayer estuve, hasta las dos de la mañana sin parar.
- Ya hija, si se te ve en la cara.
- Es que hay mucho "flipao" y te pones a leer y, a veces, no te enteras de "ná".

(Normal, la propia filosofía se me atragantaba, y mucho, a mí en bachiller)

- Ya ves tía, a las 23:30 mi padre ya me dijo que descansará y me acostara.
- Pues yo continué, ya que el Víctor me decía por el chat que le aconsejara sobre su relación ya que el Mani se había metido entre él y Mari Puri... y ya ves tía, era muy fuerte y eso...


Me quedé estupefacto. Es decir, en época de exámenes te metes, entre pecho y espalda, vete tu a saber cuantas horas de chat. La amiga le preguntó tras 10 minutos de hablar de discusiones en la red:

- Bueno, ¿y el examen que tal te ha salido?
- No sé, ya veremos. Total, ya me quedan tres para septiembre.


Y colorín, colorado, este cuento ha acabado.



Moraleja: ..................................... No se me ocurre ninguna.



(Todos los nombres son ficticios, la situación no)

6 comentarios:

joana dijo...

hola Eladio te pido un favor,me puedes decir alguna web o algo donde pueda encontrar un resumen de la guerra civil? es que mañana tengo examen de la posguerra tambien que son 3 temas y es imposible estudiarmelo todo hoy (ya sé que tenia que haberlo echo antes pero no pude),entonces como no sé si fiarme de todo lo que ponga en internet sabes de alguna que tenga un buen resumen? por favor contesta pronto! gracias

Eladio dijo...

Mándame un email. Y te respondo enviándote un par de cosillas que espero que puedan servirte. (Ayyyy, las prisas)

joana dijo...

ya te lo envié, te ha llegado?enviamelo en cuanto puedas porfa

Eladio dijo...

¿Lo has recibido?

joana dijo...

si muchas graciass

Jose Gines dijo...

la guerra civil esa fue entre los confederados y los yankees, ¿no?
Aquellos viejos tiempos de Dixie, el General Lee y Norte y Sur