lunes, 9 de marzo de 2009

Historia "casi" ficticia

Erase una vez, un examen de historia a última hora del viernes. En la última media hora, los que no habían acabado el examen estaban nerviosos:
-¿Nos dará tiempo a acabar?-pensó M.
-No sé si hacer primero la 1 o la 3, puesto que la primera es demasiado larga. -comentaba preocupado J.
-... recapacitó A.
En esta situación, los alumnos preguntaban constantemente la hora. A cada minuto, alguién lo hacía. Tras tres preguntas seguidas de la hora por parte del alumnado, surgió P.
Incluso sus compañeros le recriminaron su actitud:
-Vaya mareo tío, ¿es que no has oído la hora hace un minuto?- gritó enfadada N.

Pero cuando Pedro pidió la hora, era distinto. Pareció que de ello dependía el poder entregar o no el examen, salvar el mundo, llegar a comer a casa, detener la caída de las torres gemelas, frenar el aumento del agujero de la capa de ozono... Era obvio que P. necesitaba esa información como el Equipo A necesita su furgoneta, como el Titanic necesitaba botes, como Leticia Sabater necesita otro peinado, como Andy y Lucas necesitan unas voces nuevas....

Al ver su turbación, el profesor le dió la hora:
- Todavía quedan 15 minutos.

P. se tranquilizó, enseñó el pulgar hacia arriba y entregó el examen.

El profesor sólo pudo pensar en estrangular a P.

Moraleja: "No por mucho preguntar la hora, sales antes del examen". Ejem... en el caso de P., sí.

4 comentarios:

cris dijo...

Muy bueno!jeje!

Eladio deberias plantearte escribir un libro sobre las peculiaridades de los alumnos del Sequeros, la verdad es que daría juego, porque historias tienes para contar!

Un saludo!


Cristina Lorenzo 2ºB

Eladio dijo...

Sí, el archivo documental sería extenso

Pedro dijo...

Buenas tardes!
Eladio, los apuntes que habían que descargarse,¿Dónde están? y, ¿son para mañana?

Un saludo!

Pedro Rodríguez
2º BachilLer A

Eladio dijo...

Los apuntes son para el lunes que viene. Están en la fotocopiadora y en este mismo blog hay un vínculo en la entrada de 25 de febrero.